Mazzantini el torero

En el año 1887 la Gaceta de La Habana en la sección de espectáculos anunciaba “una gran corrida de toros, en la Plaza de La Habana, organizada por el cuerpo de bomberos del comercio, bajo la dirección del afamado diestro Don Luis Mazzantini. Durante su estancia en Cuba, el torero estuvo hospedado en el Hotel Inglaterra.

También se encontraba en La Habana la compañía teatral de la famosa actriz francesa Sarah Bernhardt. Los rumores sobre las relaciones amorosas del torero con la bella actriz estaban de boca en boca de los habaneros.

Chismes aparte, sí se consideró a Mazzantini muy valiente en el ruedo, de ahí que siempre que se quería distinguir a alguien por su valor a toda prueba se decía: “ese es más guapo que Mazzantini el torero.

Los cubanos cuando nos encontramos ante una tarea difícil de realizar solemos decir: «eso no lo hace ni Mazantín el torero» y muchos desconocen que este personaje fue muy famoso en pleno siglo XIX y que desde que estuvo de visita en nuestra isla, quedó para siempre en la memoria de sus habitantes.

Salió al ruedo por vez primera el 13 de abril de 1884, en Sevilla, donde ya exhibiría su bravura y su elegancia, las que tiempo después también iba a apreciar la esquina habanera de Infanta y Carlos III, donde estuvo situada la  última plaza importante de toros.

Mazzantini abandonó los toros en 1905, para dedicarse a la política.